25 de septiembre de 2009

Gordo, te quiero.

¿Recuerdas aquellos domingos tirados en el sofá comiendo chocolate, palomitas, gominolas hasta no poder más mientras veíamos películas? Y ¿aquellos días que nos teníamos que ir al pueblo y tú me hacías bromas pesadas en pleno coche y yo me picaba por todo?
¿Lo recuerdas?
Tantos momentos que recordar que un blog entero se me queda pequeño para decirte tantas cosas que hemos pasado juntos.
17 años casi 18 a tu lado, viendo como me has cuidado, me has protegido y me has ayudado.
No sé si darte las gracias o mantenerme callada para que sigas haciéndolo, aunque sé que siempre lo harás y que pase lo que pase te tendré ahí.
Muchas veces me dio por pensar que los hermanos no podían llegar a ser amigos, y que todo llegarían a ser broncas y discusiones...Pero obviamente me confundí, has llegado a ser mi amigo y la gran mayoría han sido risas y momentos felices.
Nuestras bromas y nuestros piques, nuestros recuerdos y nuestros intercambios de habitación...Cuando yo me metía en tu habitación para ver que tenías nuevo e intentar descubrir si ya te habías echado novia - porque de pequeña me daba celos pensar que te irías con una chica y a mi me dejarías de lado sin ninguna risa más-
Hoy era el día indicado para decirte todo y no sabía cómo.
Hoy tú ya cumples 31...y yo me quedo en casi 18, olvidaremos la edad y pensaremos que nosotros siempre estaremos juntos, pasen años o siglos.
¡Muchas felicidades gordo!
Puede que no te haga un regalo decente...pero si te vale como regalo...
quiero que sepas que te quiero y no te cambiaría por nada.

Porque yo no sería María si no hubiera tenido un Josete :)

1 comentario:

  1. Vaya entrada más bonita. Yo nunca he tenido hermanos, y siempre quise uno pero no pudo ser. Un besazo.

    ResponderEliminar