28 de septiembre de 2009

busco mi sensibilidad perdida.

Aprendí que lo difícil se puede llegar a hacer y que lo imposible se intenta.
También aprendí a llamar a lo imposible, poco posible. Dejé de lado las leyendas secretas del concepto posible-imposible y comencé a creer una propia leyenda que se convirtió en una historia con final abierto donde nada quedaba claro.
Olvidé los pensamientos más buenos sobre mi propia persona y me recreé en los pensamientos más anómalos.
Empecé a construir una fachada de persona seria,fría,insensible e inmune a todo lo que podía pasar alrededor. Pudo conmigo, no era yo misma. No expresé todo lo que necesitaba expresar. Todo ésto, pudo conmigo.
No soy yo, soy otra. Que la tristeza me ha vencido y todo lo que conseguí aprender ahora no lo llevo a cabo. Todo es imposible, hasta salir del pozo en el que poco a poco me estoy hundiendo de forma repentina. Lo difícil lo dejo para otros momentos e incluso me atrevo a decir que ni lo intento. Que lo poco posible pasó al olvido, dejé un concepto en soledad, inutilizado.
Palabras gastadas de no utilizarlas. Ahora me puede el silencio, la soledad.


Como me duele el silencio que no busca respuesta, que se forma a partir de la resistencia a todo.
Como me duele haberme convertido en algo que odiaba...
Como me duele...



 

2 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada peqeña, sabia qe valias para esto gracias por demostrarlo cada vez que te pones a teclear solo con tus pensamientos :D

    ResponderEliminar
  2. A mi también me ecanta, coincido con Steffy. Te pongo una frase de canción de Amaia Montero que me encanta: "Ando buscando los cuatro segundos que ya no me quedan, que hay tantas cosas que quiero saber y no encuentro respuestas, que hay imposibles que un día consigues sin darme cuenta".
    Un besazo y no olvides que no existen cosas imposibles

    ResponderEliminar