13 de noviembre de 2011

Otro juego del destino.

Las apuestas y yo no hemos sido grandes amigas y casi siempre en cada encuentro, me ha tocado perder. La verdad es que no soy mucho de suerte, y menos en el azar. Aún así, voy y me arriesgo, juego, apuesto, lo doy todo aunque muchas veces sea para recibir nada a cambio, pero da igual...lo doy todo (o casi todo). 
En este tipo de juegos sólo hay dos opciones: ganar o perder, para esto no existe el equilibrio, la igualdad o el empate. 
He llegado a apostar muy alto, e incluso por cosas que parecían imposibles...y en muchas de ellas me ha tocado perder. Y entonces, es cuando me preguntan que por qué sigo apostando. Y es sencilla mi respuesta: Porque para mí, apostar es arriesgar, es vivir, es enfrentar el miedo de perder y saber las limitaciones que tiene eso de ganar. Me enseñaron una vez que quien no arriesga, no gana. Y que a veces perder te hace ser más fuerte y más grande. Y que no hay nada imposible en esta vida, tan sólo hay improbables.
Por eso hoy puedo decirte...que apuesto por nosotros.



14 comentarios:

  1. El que no arriesga no gana y punto!! hay que tirarse a la piscina, con agua o sin ella! porque luego es cuando vienen las lamentaciones de... y si hubiera hecho esto... o aquello...
    Te animo a que te embauques en tú locura particular!! yo brindo por vosotros!
    Millones de besos, salmantinaaaa

    ResponderEliminar
  2. A mi tampoco se me da bien jugar y ganar, pero dicen por ahí que el afortunado en el juego será desafortunado en el amor, así que has hecho bien por apostar por el nosotros :)

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco suelo tener fortuna con el azar, pero creo que a pesar de que muchas veces se pierde, siempre hay pequeñas recompensas que a la larga son más valiosas.

    Besito.

    ResponderEliminar
  4. Dios dios dios, María, me ha encantado esta entrada. Es preciosa y completamente cierta, me gusta esto de que estés escribiendo más seguido.

    ResponderEliminar
  5. Porque es mejor arriesgar y perder a no haberlo intentado :)
    Me gusta muuucho tu blog, y esta entrada más! (:
    Te sigo, y sigue así!
    Besitoss!:)
    http://www.sicatorcevidasondosgatos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Siempre hay que apostar. Siempre.

    ResponderEliminar
  7. Hola, gracias por pasarte por mi blog, y por tus palabras!!!
    Me encanto las entrada: Y que a veces perder te hace ser más fuerte y más grande. Y que no hay nada imposible en esta vida, tan sólo hay improbables.
    Muy linda esa partesita, nos estamos leyendo, besito reina.

    ResponderEliminar
  8. Hola! te encontre por casualidad; me ha gustado mucho este post;y tu blog tambien! me voy a pasar mucho por aqui sweet!!
    Te invito a que te pases por el mio y a que me sigas si te gusta.

    Un besito;Claire.
    c.o.c.o.
    http://lookingforthestyle.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Preciosa entrada! Me ha encantado leerte, y desde hoy empezare a seguirte y lerrte mas amenudo :)
    Yo no creo que existan las cosas imposibles, son dificiles, pero no hay nada imposible. Solo puede costar un poco mas :)
    Un beso!^^

    ResponderEliminar
  10. Precioso texto, a veces tenemos que arriesgar! si no lo intentas es peor.
    Gracias por pasarte!
    Un beso (:

    ResponderEliminar
  11. muy encerio lo que dices! me llego mucho, es muy lindo este post y me sucede lo mismo en el punto entre el ganar y perder, siempre sigo el perder. Mucha suerte con tu blog y si quieres pasa por el mio : http://traumauf.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. No hay nada imposible!*_*
    Por cierto, deberias pasarte por mi blog. Un premio te espera!
    Un beso!(L)

    ResponderEliminar
  13. "Me enseñaron una vez que quien no arriesga, no gana."
    La vida necesita emociones, sobre todo si se trata de luchas por esa persona.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. me encanta tu blog y como escribes si quieres pasate por el mio: cris-dontworrybehappy.blogspot.com.es

    ResponderEliminar