1 de noviembre de 2011

Evocando fronteras.

Necesidad de hablar, de verse, de quererse, de regalarse silencios que van acompañados de miradas. Viajes, planes, recordar el momento en el que se conocieron, risas...
Querer escapar solos, los dos, ella y él...juntos. Sentir la felicidad, volar y...caer cuando más alto está. Desconfianza y noches en vela, preguntas, respuestas, suposiciones, sinceridad...y vuelta a la felicidad. 
Cantinela de reproches, "Tú y yo. Tú mucho, yo más." Distancia, sabor amargo, besos franqueados con sentimientos. Y una mentira, lágrimas, dolor. El último "te quiero" y un "te he echado de menos".
Y comienzan a evocarse las fronteras: 
Amistad, sin rencor... y ni amistad, poco a poco conocidos, encuentros, saludos. Conversaciones frías y el frío de Octubre que había recordado hace unos días. Sonrisas de ella por recordar lo bonito, lo bueno, lo dulce. Pero inevitablemente llega el momento, y son simples desconocidos, y ya no les queda ni aquel hasta luego que el destino, un día, usó de pretexto para comenzar todo aquello. Se esfuman las ganas de verse, hablarse. Quedan ganas de olvidar. Olvidar el pensamiento de que con él sería feliz. Y lo único que queda es que no quiere olvidar ningún momento, y querer siempre lo querrá de una forma u otra, pero ahí estará el sentimiento que un día la hizo feliz. Sin rencores, sólo afronta la realidad. 


6 comentarios:

  1. La realidad, de la que muchas veces queremos escapar y recordamos, evocamos, soñamos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No sabes la alegria que me ha dado al haber leido tu precioso comentario y al haber descubierto tu blog. Muchisimas gracias, de verdad. Aprecio mucho tus palabras y tengo que confesar que tu blog me encanta, esta entrada me ha fascinado, en serio. Me gusta lo que cuentas ;) Te sigo sin duda alguna. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto, y maravilloso tu blog :)
    quieres una nueva seguidora? aqui me tienes! dispuesta a leer mucho mas de tu blog :D
    un besazo y pasate por el mio si puedes!

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta pensar así. Que pase lo que pase, siempre quedará el recuerdo de algo que en un momento determinado me hizo feliz y que vendrán otras cosas, momentos, y personas que me hagan feliz ahora. Un besito, María!

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que el recuerdo simpre nos queda, si no queda algo que nos haga recordar. Esos recuerdos son imborrables.
    Gracias por pasarte!
    Un beso (:

    ResponderEliminar
  6. Eso momentos con él siempre tienen que estar presentes en su corazón.
    Es una entrada preciosa, me gusta mucho como escribes.
    Un saludo

    ResponderEliminar