21 de septiembre de 2011

Un tiempo-libre.

- Quizá era su sonrisa, su silencio, su forma de abrazar o la respiración acompasada que sentía cuando me recostaba en su pecho. Esa maravillosa e innata capacidad de crear besos a partir de caricias y terminar convirtiendo un beso en mil más o la ingenuidad y poca perspicacia. Su compleja forma de pensar o la curiosa costumbre de acariciarse el pelo. Sus tropiezos en palabras o su agilidad al andar... ¿Quién sabe?

Pararse a pensar en qué es lo que le llamó la atención de él es uno de los entretenimientos que tiene últimamente. Es difícil decantarse por una opción cuando tiene más de tres. Como también es difícil elegir una cuando para elegir debe recordarlas. Sonríe y anhela. Recuerda y se da cuenta que sólo le queda la sensación que le brindan los escalofríos. Hoy se ha dado cuenta que no es lo mismo un escalofrío en compañía que en soledad. Sigue pensando y se da cuenta que lo único que queda es dejar pasar el tiempo, aunque se haga eterno y en algunas ocasiones los minutos lleguen a pesar. 
Lo echa de menos y lo quiere, pero justamente por eso quiere dejar pasar el tiempo y seguir a su ritmo. Dando libertad. 


5 comentarios:

  1. Que te regalen una sonrisa... no tiene precio! Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu blog, te sigo a partir de ahora =)
    Te dejo el mío, por si quieres pasarte alguna vez :) http://www.elgatoentutejao.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Te dejé un premio en mi blog. Si lo quieres pásate=)

    ResponderEliminar
  4. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar